Trasmoz (Zaragoza), el pueblo maldito y excomulgado.

trasmoz-sidebar

En las faldas del Moncayo, a escasos kilómetros del monasterio cisterciense de Veruela, se sitúa Trasmoz. Este pequeño municipio zaragozano siempre ha estado rodeado de misterio pues se trata del único pueblo maldito y excomulgado de España.

La excomunión se produjo hacia el siglo XIII cuando, según la leyenda, por aquel entonces la actividad de las brujas estaba en pleno apogeo y, entre los muros de su castillo, los aquelarres y todo tipo de actos paganos eran una constante. Además, en aquella época el monasterio de Veruela tenía un control absoluto de territorio pero no en Trasmoz.

Esta localidad zaragozana era independiente, por ejemplo, en el uso del agua ya que la Corona le había otorgado una serie de derechos que le situaban en una posición más ventajosa que al resto de municipios. Además, hay quien señala que en su castillo lo que realmente se hacía era acuñar monedas falsas que minaban los ingresos de Veruela. Todo ello condujo a Trasmoz a ser excomulgada por orden papal.

Que el popular poeta romántico español Gustavo Adolfo Bécquer se inspirase en el castillo de Trasmoz para sus leyendas sobre brujería y aquelarres durante su estancia en el monasterio de Veruela, ayudó a propagar la fama del pueblo como maldito.

En la actualidad son 80 los vecinos empadronados aquí y a ellos nada les afecta esta situación. De hecho, continúan celebrándose actos y festejos religiosos con absoluta normalidad. Es más, gracias estas tenebrosas historias son cientos de turistas los que visitan Trasmoz cada año. El pueblo cuenta con un museo dedicado a la brujería y cada verano se celebra una feria dedicada a las brujas, la magia y las plantas medicinales que atrae a muchos curiosos.

Anuncios